Blog

elnativo_agenciadetraducciones_traductoresjurados  

El spanglish comenzó como una forma de entenderse para los inmigrantes hispanos. Décadas después amenaza con implantarse como un dialecto en Estados Unidos.

A menudo podemos pensar en el spanglish como una forma de intentar entenderse en los países anglosajones cuando no dominamos bien el Inglés.

Y aunque en un principio fue así, ahora puede llegar a convertirse en un dialecto. Pero partamos de la base. Hace unas semanas se publicó la noticia que decía que el inglés de Miami estaba siendo afectado por las décadas de inmigración hispanohablante. Su acento se asemeja más al español, hasta tal punto que ya es casi un dialecto. Incluso se estaban planteando denominarlo como tal.

Los habitantes de Miami se sorprenden cuando les dicen que su acento suena distinto incluso a veces son el blanco de chistes por su forma de hablar.

¿Y el spanglish a que se debe?

En Estados Unidos viven 50,5 millones de hispanohablantes siendo la nación con más hispanohablantes después de México.

En un principio, lo comenzaron a utilizar los inmigrantes latinos para entenderse cuando llegaban al país. Aunque después fueron los jóvenes quienes empezaron a utilizarlo como una forma de abrazar la cultura de la que provenían. Ahora para muchos se ha convertido en una necesidad. Ya que para la gente que vive cerca de la frontera ni siquiera es necesario aprender inglés. A veces los niños crecen sin aprenderlo o mezclando ambos idiomas, por eso el español no se ha propagado de una forma pura en Estados Unidos.

El spanglish es un idioma híbrido entre el inglés y el español. Está formado a partir del español pero introduciendo términos anglosajones sin traducir o traducidos incorrectamente.

Los lingüistas hablan de que se trata de un code-switching o código cambiante, es decir, una alternancia de ambas lenguas al hablar, con pocas reglas y muchas variaciones de tipo léxico, morfológico, sintáctico y discursivo.

La mezcla entre palabras es tal, que el spanglish puede llegar a ser incomprensible para latinos recién llegados a Estados Unidos.

El spanglish no se habla de igual modo en Miami que por ejemplo en Nueva York, por lo que en los últimos años ha crecido el temor de que las personas que hablan spanglish acaben por no aprender bien ni español ni inglés. Convirtiendo el spanglish en su lengua natal.

Se han hecho intentos de erradicarlo como el “English Only” o la modalidad “Bilingual Education”. Aunque en cuanto a los padres, algunos prefieren que sus hijos no aprendan español y mucho menos spanglish. Se avergüenzan de hablar español y creen que el inglés tiene más peso en aspectos como empleo, salud, educación o vivienda.

Por otro lado, están los padres que optan por una educación bilingüe para que sus hijos puedan ser más competitivos en una sociedad globalizada.

El peso del spanglish es tal que ya ha trascendido al cine, la música y la literatura. Aunque no sólo el spanglish ha entrado en el lenguaje de los estadounidenses, también lo han hecho palabras del español como burro, coyote, tequila, patio, etc. Y por supuesto las relacionadas con la comida como taco, nacho, enchilada o tortilla.

Estos son sólo algunos ejemplos e la importancia y la influencia que ha tenido el español en la sociedad estadounidense.

Pero los hispanohablantes no sólo podemos llegar a tener problemas para entendernos en otros idiomas. ¿A quién no lo ha pasado que ha viajado a otro país hispanohablante y no ha entendido nada de lo que le estaban diciendo?

Por eso en El Nativo estamos creando el diccionario definitivo para que entiendas todas las expresiones habidas y por haber.

Escríbenos tus frases en Facebook y las mejores las publicaremos en nuestro diccionario. ¿Te animas?

elnativo_agenciadetraducciones_traduccionesjuradas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>