Blog

percepcion  

Normalmente consideramos la personalidad de cada cual como un elemento invariable, siempre presente en la vida y acciones de las personas, y creemos también que permanece inalterable al hacer uso de un idioma secundario. No hay que olvidar que el lenguaje es una viva muestra de cada cultura, utilizando cada una de ellas las palabras más propias y necesarias para su modo de vida, de este modo, las lenguas Sami, utilizadas por los lapones, tienen más de 180 palabras relativas a la nieve y el hielo. Si tuviéramos que hacer una traducción profesional de estas palabras, nos veríamos en problemas y tendríamos que reunir en un solo vocablo o tal vez dos, significados que para ellos merecen la importancia de ser diferenciados en una gran cantidad de léxico.

Como consecuencia de la gran cantidad de palabras que se pierden en la traducción, la comprensión de cada hablante cambia de acuerdo a su origen. Según un estudio que busca la relación entre el lenguaje y las decisiones morales, al hacer uso de un idioma secundario, nos volvemos más pragmáticos y dejamos más de lado las emociones que hablando la lengua nativa.

Una clara demostración de la influencia de los lenguajes en el comportamiento y pensamiento, es que en países como Rusia, en los que cuentan con una gran cantidad de palabras para designar al color azul, son capaces de reconocer una gran cantidad de tonos azules; en otros lugares en los que no existen tantas traducciones que designen a esos colores, la gente tiene muchas más dificultades para distinguirlos. Esto ocurre también en el ámbito cuantitativo, en países en los que utilizan expresiones vagas como “algunos”, “bastantes” o “varios”, tienen muchas más dificultades a la hora de realizar cálculos numéricos. Parece ser que hay algo de verdad encerrada en el dicho: “El lenguaje define los propios límites del ser humano”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>